viernes, 22 de abril de 2011

Traducción.




Si una buena mesa se trata como es debido, aguantará hasta mucho después de muerto el dueño. En serio. Así se construyen también las catedrales. En los Andes hay caminos construidos por los incas, en los que ni siquiera hoy se podría meter un cuchillo en la ranura entre dos adoquines. Las cloacas que los romanos construyeron en Bath eran tan buenas que no las cambiaron hasta la década de los cincuenta. En este tipo de cosas sí que me resulta fácil creer.

Junot Díaz, Los boys. Traducción de Miguel Martínez-Lage.
La fotografía es de Javier Codesal.

1 comentario:

María dijo...

Las cosas que se hacen con amor, a las que se le dedica el tiempo que es necesario, siempre aguantan vendavales (verbales o de siglos).
Un saludo