lunes, 11 de mayo de 2009

Josan Hatero

Me gusta creer que algún día se volverán a reeditar los cuentos de Josan Hatero. Los que formaron libros completos y los que aparecieron sueltos, en recopilaciones. ¿Quizá DEBOLS!LLO?, ¿quizá Páginas de Espuma?

¿Qué destacar de Hatero? Además de su lenguaje cercano pero alejado de los lugares comunes, claro, intenso, emocionante muchas veces, el principio de cada uno de sus cuentos. Podría copiar los más de cuarenta cuentos que ha publicado y tendría escrito un catálogo de las muchas formas originales con las que se puede comenzar un relato. Y, de paso, se me quedaría grabado en la cabeza el objetivo al que Hatero hace referencia en El reto la narración breve (Los cuentos que cuentan, Ed. de J.A. Masoliver Ródenas y Fernando Valls, Anagrama, 1998): Las primeras frases deben despertar la atención de lector.

Si alguien consigue -porque no es fácil encontrar sus obras- leerlo, que lo haga. Y supongo –y puedo equivocarme- que luego le será difícil entender que se reedite Lo peor de todo y no Biografía de la Huida, que no paremos de fijarnos en Ray Loriga, y nada hay de malo en ello, y no sepamos siquiera quién es Josan Hatero. Constantino Bértolo sí lo sabe. De alguna manera él fue el principio de Hatero, otro tipo de principio.

He elegido el fragmento que sigue porque es una poética -su poética- del principio de todo cuento. Pertenece a Gente Extraña y lo encontré en una recopilación titulada Lo del amor es un cuento (Vol. II, Ópera Prima, 1999) aunque también está incluido en Cuentos de amor (Páginas de Espuma, 2008).

Toda historia tiene un comienzo o no es una historia. Pero un comienzo no es necesariamente un punto de partida. A menudo una historia es en su conjunto un punto de partida, la suma de una serie de detalles cuyo producto la narración convierte en una revelación que marca un antes y un después. La descripción de esa revelación pasa a ser propiedad de quien la lee, y por tanto, a esa persona corresponde otorgarle un significado o no hacerlo. Esta es una de esas historias.

Nota: La fotografía es de Susana Iniesta y la obtuve en EL PAÍS.


9 comentarios:

Jesús Ortega dijo...

Hola, Manuel.

Me gusta que te guste Josan Hatero. Me leí "Tu parte del trato" (Debate, 2003) y me encantó tu escritura límpida y a la vez tan cargada de ambigüedad. Sobre todo aquel cuento que tenía lugar en un barco...

Saludos. (Te pongo entre mis enlaces favoritos)

Manuel Abacá dijo...

Gracias, Jesús, por tu comentario y tu enlace. Me alegra que te guste Hatero. El cuento que dices: "León Montoya" también es uno de mis cuentos favoritos. Es una pena que no se le haya prestado más atención, hasta ahora. Es algo extraño, algo que no cuadra, la crítica -la poca crítica que lo ha seguido- habla bien de él, pero, de algún modo da la impresión de que esté silenciado.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Partir es una forma de llegar , me encantó tu entrada , un beso

Manuel Abacá dijo...

Hola, Orellana. Muchas gracias por tu comentario.

Un beso.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

De nada Abacá

Tomàs Cerdà dijo...

Me gusta Josan Hatero. Sólo tengo "Tu parte del trato". Lo leo y lo releo. Poco a poco conseguiré el resto de su obra, si puedo. Porque como dices sus libros son difíciles de conseguir. Una forma como otra cualquiera de censura. Unos libros aparecen hasta en la sopa y otros no hay quien los encuentre.
Tengo a Josan Hatero como amigo en Facebook. Es grato tener amigos así.
Nos vemos.

Flavio dijo...

Hola Manuel,
Te escribo desde Buenos Aires, Argentina, y tal vez te sorprenda saber que tengo y he leído "Biografía de la huida" y "El pájaro bajo la lengua". Me gustaron ambos, en especial el primero.
Una lástima que no sea fácil encontrar sus libros (si en España es difícil, imaginate aquí). Si mal no recuerdo, leí una crítica en la revista Qué Leer y los compré en un viaje a Madrid.
En fin, espero poder encontrar por aquí alguno de sus libros.
Un gran saludo allende los mares,
Flavio

Manuel Abacá dijo...

Hola, Tomás: Yo también lo tengo como amigo en facebook, algo es algo.
Una de las cosas que me llemaron la atención después de conocer sus libros, fueron las pocas entradas que se le dedicaban en internet, blogueros incluídos. Creo que por eso escribí esto. Otra (y esta quizá nos dé una pista, y una esperanza) es que aunque sean pocas las entradas, casi siempre existe un poso de admiración, como es mi caso.

Manuel Abacá dijo...

Hola, Flavio: Yo también estoy sorprendido y seguro que Josan Hatero contento de tener lectores como tú. De los libros que nombras, yo me hice con "El pájaro..." antes que con "Biografía..." En fin, parece que los lectores de Josan Hatero tienen obligatoriamente que ser algo coleccionistas.

Un saludo